Economía Circular

Ecoefectividad: sistemas de construcción sin residuos

La ecoefectividad implica la voluntad de cambiar el modelo de pensamiento y manera de hacer actual para ir un paso más allá. Requiere hacer más con menos y hacer las cosas bien. El término ecoefectividad parte del concepto de la cuna a la cuna (Cradle to Cradle®), que redefine la manera de construir hasta el momento incorporando el principio de residuo igual a nutriente.

Recorrido de la construcción hasta llegar a la ecoefectividad

El modelo de producción y construcción todavía vigente en la actualidad surge a partir de la Revolución Industrial que tuvo lugar. En ese momento, en el siglo XIX, no se pensaba en que los recursos de la tierra eran finitos y, por tanto, se explotaban de manera totalmente libre. Este desarrollo industrial, que aparentemente permitió mejorar la calidad de vida de mucho hombres y mujeres, dejó, y sigue dejando, una huella ecológica inmensa.

Fue en los años 70 cuando la consciencia ecológica, también llamada verde, empezó a aparecer poco a poco en escena. La voluntad era clara: poner freno a las atrocidades cometidas hasta el momento y pensar nuevos sistemas menos agresivos con el entorno. Se dieron cuenta de que el mundo no era capaz de soportar el ritmo de deterioro ambiental al que se le estaba sometiendo.

Cradle to Cradle

Es en este contexto en el que diferentes autores empiezan a hablar de la construcción “de la cuna a la cuna” o Cradle to Cradle®. Este sistema propone una construcción basada en la eliminación de desecho. Con esta filosofía, el desecho pasa a ser entendido como alimento para algo nuevo. 

Cuando se piensa en arquitectura Cradle to Cradle® las decisiones no se basan únicamente en los residuos. También se tienen en cuenta factores como la elección de materiales; el aprovechamiento de la luz natural; la relación con el entorno; la gestión del agua; etc. Todo ello siempre de manera responsable y consciente.

  • Materiales: se intenta que sean de bajo impacto ambiental, renovables y que se adapten a las condiciones climáticas de la edificación.
  • Agua: se intenta enfatizar la recolecta del agua de lluvia y también es primordial el tratamiento de aguas residuales.
  • Energía: se trata de apostar por energías renovables. La más común la solar, que es ilimitada y gratuita. Además, nos permite luchar contra el agotamiento de los recursos naturales.
  • Residuos: son una parte muy importante de la preocupación del Cradle to Cradle. La idea es sobrepasar el tema del reciclaje, que consume energía. También aumenta la huella de carbono del producto y, generalmente, convierte el producto en uno de calidad y uso menor.

Para ello, es imprescindible estudiar y entender la naturaleza. Además, eliminar el concepto de desecho y crear procesos sistemáticos que contribuyan a una mayor efectividad.

 

Leyenda: 

Cradle to Cradle® and C2C® are registered marks of MBDC,LLC

Cradle to Cradle Certified™ is a certification mark exclusively licensed by the Cradle to Cradle Products Innovation Institute
Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.