Innovación

Construcía aplica su primer pasaporte de materiales

Construcía, constructora pionera en la creación de espacios saludables para corporaciones y actividades comerciales, ha aplicado su primer pasaporte de materiales a la remodelación de su sede en Lisboa, consiguiendo que el 78% de los materiales instalados en la obra sean ciclables como nutrientes técnicos o biológicos.

Para la realización del proyecto, Construcía ha identificado el 90% de los materiales que formaban el edificio sabiendo cuáles eran exactamente, cómo se han instalado y cómo se debían reciclar o compostar. Además, ha identificado el ciclo de reutilización al que pertenecían y cuáles de ellos podrían ser problemáticos.

¿Qué es el pasaporte de materiales?

Según afirma T. M. Rau, “los desechos son materiales sin identidad”. Esto es muy importante cuando lo aplicamos al sector de la construcción, ya que dentro de un edificio existe siempre un banco de materiales que lo forma; de hecho, es su activo más importante. Y el pasaporte de materiales es el que nos da fe de los materiales que lo componen.

Es esencial saber de qué está formado dicho edificio; identificar todos los materiales que están presentes en él y recopilar toda la información relevante sobre éstos para garantizar su recuperación al final de su uso. Una vez identificados todos los materiales que forman parte del edificio, hay que saber si tienen un ciclo de reutilización biológico o técnico, para tener claro cómo volverlos a aplicar a una nueva construcción. Esto es lo que se denomina pasaporte de materiales.

¿Qué objetivos tiene el pasaporte de materiales?

Los objetivos principales de este pasaporte de materiales son:

  • Confirmar que no existen sustancias nocivas para la salud dentro del banco de materiales que constituye el edificio
  • Saber si los materiales que forman el edificio son reutilizables y qué tipo de sustancias han sido utilizadas para fabricar dichos materiales
  • Asegurar un valor residual mínimo dentro de todos los materiales que forman el edificio
  • Estimar el valor económico de dichos materiales, lo cual supone dos determinaciones: responsabilizarse sobre el uso futuro de dichos materiales, y asegurarse de que todo lo que se ha utilizado para la construcción del edificio es compatible con la certificación Cradle to Cradle®,(sistema que entiende los productos y/o materiales como nutrientes para el ciclo biológico o técnico; para ello deben estar diseñados de manera que su reincorporación al ciclo correspondiente sea segura y sencilla, manteniendo o mejorando su valor material (upcycling))

Con la aplicación del pasaporte de materiales, conseguimos tener una trazabilidad de todos los componentes que forman un edificio, además de conservar su valor y facilitar a los fabricantes su trabajo, consiguiendo que las materias primas vuelvan a ser utilizadas para una nueva construcción.

 

Leyenda: 

Cradle to Cradle® and C2C® are registered marks of MBDC,LLC

Cradle to Cradle Certified™ is a certification mark exclusively licensed by the Cradle to Cradle Products Innovation Institute
Mostrar más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.